Pida todos los detalles

Sepa con quién está tratando.

Cualquiera puede establecer una tienda virtual bajo cualquier nombre. Confirme el domicilio real y el número de teléfono del vendedor que opera en línea para utilizarlos en caso de que tenga alguna pregunta o problema. Si mientras navega en internet recibe un mensaje de correo electrónico o ve un anuncio que le solicita su información financiera, no responda al mensaje ni haga clic sobre el enlace. Las compañías que operan legítimamente no solicitan información personal ni financiera por estos medios.

Sepa qué es lo que está comprando.

Lea atentamente la descripción del producto del vendedor, especialmente la letra chica. Palabras tales como “reconstituido”, “de época” o “liquidación” pueden estar indicando que el producto no está en excelentes condiciones; asimismo, tenga en cuenta que los artículos de marcas renombradas que son ofrecidos a precios rebajados podrían ser falsificados.

Sepa cuánto le costará.

Consulte los sitios web de comparaciones de precios y no confunda peras con manzanas. Calcule y sume los gastos de envío y despacho al costo total de su orden de compra. Bajo ninguna circunstancia envíe efectivo ni haga transferencias de dinero.